Un corazón que se precie



Un corazón vintage-rockero perdido en este mundo de ron, chocolates y emocion de guata, no puede ser indiferente sino que se debe a si mismo celebrar las batallas como ecos lejanos de melena al viento, como guitarra en playa, arena y Sol. De qué sirve el cerebro sino de sombrero, para decirte oye, por allí no sigue la fiesta, por allí no, más el corazzón majo al volante se abrazó con aquellos cojones que solo el tiene para zapateo y preservación de su especie.

Entradas populares de este blog

Mandalas, cómo hacer un Mandala.

Todo lo que te molesta de otros seres, es una proyección de lo que no has resuelto en ti mismo.-

Cómo conquistar a una mujer verdaderamente